lunes, 23 de mayo de 2016

La estatua



Siempre he sido un comprador compulsivo, cuya afición a los cuadros y a las antigüedades han convertido mi casa en una galería y en donde las cosas van tomando su lugar conforme van llegando. Puede decirse que poseo un trastorno afectivo por todo aquello que se puede comprar. Pero fue una felicidad efímera hasta que el infortunio tocó a mi puerta. Un extraño huésped irrumpió sin violencia brillando como guijarro al sol, pero al irse adentrando en la penumbra, me di cuenta que también se iba reduciendo su esplendor y belleza. La patina de su cuerpo llevaba los rastros de la violencia producida por el descuido. Posiblemente por los años que paso exiliado en oscuros cuartos de triques inservibles y en donde el continuo roce, de los otros desechos, hería su delicada piel de bronce. Un día, en un descuido, logró escapar hasta llegar a mí. Al igual que las otras cosas se adueñó de un lugar y desde ese día se convirtió en mi torturador. Siempre en la misma posición, con esa mirada irreductible de eterna vigilia, me tiene sofocado de miedo, al grado de no poder salir para realizar una compulsiva compra.
 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal